Publicidad Google

Rechazan denuncia de fiscal brasileño contra Lula por sustentarse en hipótesis

lainfo.es-55286-635947853443681355w.jpg

El Instituto Lula rechazó este miércoles que el fiscal general brasileño Rodrigo Janot solicitara al Supremo Tribunal Federal (STF) incluir al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva en las investigaciones por corrupción en el caso Lava Jato.

En un comunicado, la entidad indicó que la denuncia de Janot se sustenta en suposiciones e hipótesis. 

El texto subraya que se trata de “un anticipo de juicio, ofensivo e inaceptable, basado únicamente en la palabra de un criminal”, en referencia al senador Delcídio do Amaral, quien en reiteradas ocasiones emitió declaraciones difamatorias, en su intento de implicar a Lula y la mandataria Dilma Rousseff en el caso de la estatal Petrobras.

>> Juicio contra Dilma: estrategia de la derecha para gobernar
El Instituto Lula reiteró que el exmandatario brasileño no tuvo participación directa o indirectamente en los hechos investigados del caso Lava Jato y que el líder del Partido de los Trabajadores (PT) ha sido blanco de intrusión en los últimos años.

Lula da Silva cooperó con las autoridades en el esclarecimiento de la verdad las veces que fue solicitado. Además, proporcionó aclaraciones a la Fiscalía General de la República.

Este miércoles, el procurador General de la República (PGR) de Brasil, Rodrigo Janot, pidió la autorización del Tribunal Supremo Federal (STF) para iniciar una investigación contra la presidenta Dilma Rousseff, el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva y el abogado general de la Unión, José Eduardo Cardozo, por supuesta “obstrucción a la justicia”. 

Al parecer, el procedimiento se realizó de manera confidencial. Este nuevo ataque contra líderes del Partido de los Trabajadores (PT) se basa en las denuncias realizadas por el senador Amaral Delcídio.

En marzo, el Gobierno brasileño emitió un comunicado en el que informó que “tomarán medidas judiciales posibles” contra Amaral, para que “sea responsabilizado legalmente por todas sus declaraciones calumniosas y difamatorias”, algo que según analistas es un procedimiento rutinario en situaciones de este tipo. 

>> Rousseff reitera que acusaciones en su contra no tienen bases
El domingo 17 de abril la Cámara de Diputados de Brasil aprobó el pedido de juicio político contra Rousseff, con 367 votos a favor, 137 en contra, siete abstenciones y dos ausentes. 

El caso pasó a una comisión de 21 senadores, la mayoría de oposición, que actualmente debate los argumentos de la acusación y la defensa de la presidenta.

En contexto
Brasil es escenario de un golpe blando, como lo califican analistas internacionales, a través de un proceso de juicio político que puede ser aprobado en un Senado de mayoría opositora. 

Desde que salió a la luz pública el caso de corrupción en Petrobras, la oposición brasileña pretende vincular a la Rousseff y a los miembros del Partido de los Trabajadores (PT) para impedir que se mantengan al frente del Gobierno.

Sin ningún delito tangible, como lo alega la defensa de la mandataria, pretenden enjuiciar a una Presidenta que llegó al poder con más de 50 millones de votos, y que aún goza de un nivel de aceptación mayoritario.

Facebook Comments