Publicidad Google

Nueve alcaldes asesinados en México en 2017

lainfo.es-133-1074877813.jpg

Lima, 3 Jan (IL/teleSUR)

Nueve alcaldes de distintos partidos políticos de México fueron asesinados durante el 2017,

año más violento en la historia reciente de ese país

, reveló este sábado el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

El 24 de enero fue ejecutado de dos disparos el presidente municipal de Tepexco, en el estado de Puebla, Antolín de Vital Martínez, mientras viajaba sobre la carretera federal Puebla-Huajuapan de León.

El 6 de octubre hombres armados asesinaron de

múltiples disparos al alcalde del municipio indígena Paracho, Stalin Sánchez González, en las afueras de su domicilio.

El 10 de octubre en Huitzilan de Serdán, Puebla, fue asesinado en una emboscada el alcalde de la localidad, Manuel Hernández, cuando viajaba de Zacapoaxtla a su hogar.

El 20 de octubre fue asesinado el alcalde de Ixtlahuacán, en el estado de Colima, Crispín Gutiérrez Moreno, cuando circulaba sobre la autopista Manzanillo-Guadalajara.


El 20 de noviembre un comando armado, con uniformes tipo militar, asesinaron al alcalde electo de Hidalgotitlán, en Veracruz, Santana Cruz Bahena.

El 25 de noviembre, también en Veracruz, fue hallado el cuerpo del

alcalde de Ixhuatlán, Víctor Manuel Espinoza Tolentino, junto a su esposa y tres personas más,

en la zona de La Haciendita.


El 8 de diciembre hombres armados asesinaron de múltiples disparos en la cabeza al alcalde de San Pedro El Alto, en Oaxaca, José Santos Hernández.

Diez días después el alcalde de Bochil, en el estado de Chiapas, Sergio Antonio Zenteno Albores, falleció cuando hombres armados y en motocicletas le dispararon mientras circulaba en su automóvil.

El último asesinato registrado en lo que va de año se suscitó el viernes cuando hombres armados asesinaron de tres disparos al alcalde de Petatlán, estado de Guerrero, Arturo Gómez Pérez, cuando cenaba con amigos en un restaurante.



La violencia en México también deja este año un total de

33.000 personas desaparecidas y 13 periodistas asesinados

por su labor de investigación en temas de corrupción y crimen organizado.


México sufre una creciente oleada de actos violentos desde el inicio de la gestión del presidente Enrique Peña Nieto. Desde la última década, los datos de homicidios superaron en 2017 la cota alcanzada durante 2011 con el Gobierno del expresidente Felipe Calderón, año en que declaró la guerra contra el narcotráfico.


Las razones que explican el aumento de la criminalidad en México responden a que la estrategia con la que se plantea combatir a la delincuencia no responde a las condiciones estructurales que originan los delitos. El modelo que se centra en capturar a los principales “capos” de la delincuencia organizada, lleva 12 años sin funcionar.











“El principal factor es que el Gobierno federal no ha hecho acciones novedosas en términos de estrategia de seguridad, simplemente replicó las políticas de uso de la fuerzas armadas que desató Felipe Calderón (2006-2012)”, consideró Edgar Cortez, director del Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia.








México alberga las organizaciones criminales más grandes, sofisticadas y violentas del hemisferio. Sus redes, de acuerdo con InSight Crime, se extienden hasta Argentina, Canadá y Europa.

>>

Peña Nieto reconoce recrudecimiento de violencia en México

Facebook Comments