Publicidad Google

Ley de impunidad en Venezuela

67F

La Asamblea Nacional de Venezuela, con absoluta mayoría opositora, aprobó una Ley de Amnistía que es en realidad una confesión de parte de los todos los crímenes que han cometido desde la asunción de Chavez a la fecha y por lo que esperan impunidad y olvido.

Durante los 17 años de gobierno Bolivariano hemos escuchado de boca de los voceros contrarrevolucionarios locales e internacionales que todas las acusaciones son puras invenciones del gobierno Chavista. Que lo de ellos eran llamados a movilizaciones pacificas y que la violencia siempre vino de parte del gobierno.

Pues bien, según esta ley de impunidad buscan que sean amnistiados los que hayan llamado o ejercido actos vandalicos y violentos contra las autoridades aun si han usado argumentos de odio para ejecutarlos. Amnistía también para los que en estos hechos hayan lesionado a civiles o autoridades civiles o militares. Para los que hayan usado información falsa para crear zozobra en la población. También para todos los que hayan difamado sistemáticamente al Presidente y otras autoridades.

Para los que hayan obstaculizado las vías publicas como preparación de actos que causen siniestros. Para los que hayan destruido transporte publico, servicios públicos, informáticos o de comunicación, incluidos los que hayan destruido obras destinados para estos servicios.

Pero también para quienes hayan importado armas o explosivos, los hayan usado, suministrado u ocultado. Para los que hayan ultrajado a funcionarios públicos. Para los que hayan usado a menores de edad para la comisión de estos delitos. Para los que hayan incendiado locales públicos. Para los que hayan dañado o destruido instalaciones del Sistema eléctrico.

Y para que quede claro quienes merecen la ansiada amnistía hacen una larga lista de todas las protestas violentas realizadas en este lapso de tiempo, que dejaron centenares de muertos y multimillonarias perdidas económicas.

Piden ademas amnistía para los que han llamado a desconocer el orden constitucional y subvertirlo: sean los golpista del 2002 o los “guarimberos” del 2014. Reconocen que existió el plan golpista “La salida” y piden amnistía para los que desconocían al gobierno a través del “Acuerdo Nacional de Transición” mientras llamaban a incendiar la calle. Y amnistía también para los que boicotearon la economía del país y las instalaciones de PDVSA con el Paro Petrolero.

Pero si usted cree que ya es demasiado, respire que falta mas. Esta ley concede amnistía a casos de terrorismo. Sea como acto individual, colectivo o financiamiento del mismo.

Pretenden amnistía para dueños, empleados o representantes de empresas productoras, comercializadoras o distribuidoras de alimentos, medicinas, bebidas o productos de primera necesidad que hayan cometido delitos de especulación, boicot, alteración fraudulenta, condicionamiento de venta, venta de alimentos vencidos y acaparamiento. Es decir, total impunidad para los artífices de la guerra económica.

Buscan amnistiar a los traidores a la patria que hayan revelado secretos militares y puesto en riesgo la seguridad nacional y la independencia de la Nación. Para los que hayan robado bienes dentro de las FFAA. Amnistía también para quienes se hayan organizado dentro y fuera del país el 2010 con el objetivo de derrocar al presidente. Y claro amnistía para los representantes de las ONG de derechos humanos cómplices de estos hechos.

Pero también quieren amnistía para delitos de corrupción, usura y estafa.¿Que hecho político es este? Sepa usted. Pero a todos los que construyeron viviendas y fregaron al pueblo por diversos medios hay que salvarlos.Y como cereza del pastel amnistía para los traficantes de droga, siempre y cuando las hayan estado vendiendo en los campamentos de los violentos.

De hacerse realidad esta ley quedan limpios de sangre y corrupción autores, cooperadores y cómplices, estén imputados o no, condenados o no. Si están en investigación se debe parar y archivar. Si están en proceso judicial basta que un familiar o amistad se acoja de esta ley para que se de por terminada y de estar presos salgan en un máximo de tres días con penas de cárcel de hasta 5 años para jueces, policías o militares que lo impidan. Y, como no podía ser de otra forma, una vez amnistiados quedan eliminados todos los archivos de los delincuentes.

Corrupción, terrorismo, golpismo cívico militar, terrorismo mediático, boicot económico, financiamiento extranjero para asonadas, traición a la patria, trafico de drogas, uso de menores para delinquir, vandalismo, etc. Les quedo chiquito el código penal y con esto desconocerían la propia Constitución.

Dicen que todo esto es para la “Reconciliación Nacional”. Pero siguen llamando a la violencia, sigue la guerra económica, sigue el terrorismo mediático y el intervencionismo extranjero. En una mano la impunidad para sus criminales disfrazada de paz por los grandes y mafiosos medios de comunicación y en la otra mano las malas artes para el revocatorio a Maduro en agosto. Revocatorio que solo una democracia participativa como la venezolana permite, gracias al legado del Comandante Hugo Chavez.

Pero claro, su sueño de borrón y cuenta nueva no tendrá la firma del ejecutivo para hacerse efectiva y mucho menos el apoyo de la mayoría del país que comienza a entender que en diciembre le dieron mas poder a los que estrangulan a Venezuela.

¿Que dirán ahora los organismos internacionales y las ONG de DDHH enemigos del terrorismo, adalides de la lucha contra la corrupción , combativos contra el narcotrafico y que están a favor del cuidado del niño y el adolescente? ¿Donde están los que quieren una economía justa y están contra amnistías que buscan impunidad? ¡Que pasa que no vienen a Venezuela a decirle a esta oposición que no hay perdón sin reconocer el crimen, que no hay reconciliación sin justicia, sin sanción a los culpables, sin reparación a las victimas!

No importa, que miren para otro lado o callen. Su silencio es la mejor expresión de complicidad con el imperialismo y la oligarquía venezolana para intentar destruir la revolución bolivariana. Y tarde o temprano también serán derrotados.

Hasta la Victoria Siempre

Guillermo Bermejo Rojas

Facebook Comments