Publicidad Google

Dallas: la masacre que tapó una justa protesta

13612283_793243380811303_8116406849645742224_n

Lo del jueves pasado en Dallas, Estados Unidos, debió ser el reinicio de las protestas a nivel nacional contra los crímenes de la policía contra la población afrodescendiente y contra el racismo en general. Pero termino en masacre: 4 francotiradores asesinaron a 5 policías y dejaron media docena de heridos.

Uno de los perpetradores es un ex soldado, veterano de la invasión de Afganistán. Todo indica que forma parte de una organización que quiere cobrarse por sus propias manos la atroz situación que viven la población negra en EEUU. Aunque con esta acción solo logren mayor represión contra los que pretenden reivindicar.

Desde la llegada de Obama a la Casa Blanca los crímenes raciales aumentaron 35%. Según la Secretaria de Justicia del mismo gobierno, 256 mil personas son victimas de crímenes de odio al año, ya sea racial, religioso, político, por sexo o lugar de origen. Los grupos que incitan al odio aumentaron también de 457 en 1999 a 784 en 2013 y algunos sospechan que ya pasarían los mil para este año.

Los afrodescendientes, siendo solo el 12,6% de la población norteamericana, tienen 6 veces mas posibilidades de estar presos que los blancos y mas del doble que los latinos. Componen el 36% de la población penitenciaria, el 37% de las detenciones por consumo de drogas, son el 17% de consumidores de estupefacientes y el 28% de los arrestos. De las 1,034 personas desarmadas asesinadas por la Policía en 2,015, el 15% fueron negros; proporcionalmente cinco veces mas que un ciudadano blanco.

La desigualdad es tal en los EEUU, que por cada seis dolares que recibe un blanco, un negro recibe uno. Los negros reciben penas hasta 20% mayores que los blancos por los mismos delitos. Se les expulsa tres veces mas de las escuelas que a los blancos. Representan el 74% de las cadenas perpetuas y el 59% de todas las condenas.

Como verán, el país de las oportunidades es en realidad el reino de las desigualdades y el racismo.

Lo otro que me parece importante señalar, es el estado de salud mental cada vez mas preocupante de los ex soldados norteamericanos que participaron de las agresiones en Iraq y Afganistán, como el del francotirador asesinado en Dallas.

El 39% de los suicidios en EEUU son de soldados que regresaron de estas dos invasiones. 45% jóvenes de entre 18 y 24 años. 54% entre los rangos mas bajos y 69% en despliegue activo durante la guerra.

De ambas guerras, en las que participaron 2,6 millones de norteamericanos, mas de un millón sufre de trastornos mentales. De estos medio millón usa fármacos derivados del opio para atender sus males psicológicos y psiquiátricos. 9,5% ha sufrido sobredosis. Del 64% de soldados que se trata con estos fármacos, mas de la mitad se volvió adicto.

Aun así, los médicos rehúsan negarles estos peligrosos medicamentos, pues afirman que los pacientes cambian a otra droga cuando sucede. La mayoría de los veteranos de guerra ha caído en violencia familiar y mas de la mitad ha intentado suicidarse.

La cifra cobra niveles de espanto cuando se conoce que 22 veteranos de guerra se suicidan diariamente; en 2012 la cifra paso los 8 mil. 75 mil viven en las calles y 136 mil pasaron al menos una noche en refugio para personas “sin techo”. 900 mil están desempleados y el 70% son adictos a las drogas y el alcohol.

Algo esta completamente podrido en la formación de estos soldados: según estudios, el 30% de las mujeres soldados fueron violadas por sus propios compañeros mientras servían en el ejercito, con el agravante de que el 90% de las violaciones no se denuncia. Mientras que el 71% fueron agredidas sexualmente y 90% acosadas.

Formados como verdaderos criminales van a invadir países y masacrar inocentes, cometiendo atrocidades que luego los atormentaran toda la vida, para regresar y ver que el verdadero infierno social esta en su propia tierra, que las injusticias de las que se acusan a otros regímenes las tienen en la puerta de su casa. Esa molotov perversa termina ocasionando matanzas que ya se están volviendo costumbre.

Pero están cosechando lo que sembraron y muy lejos de que situaciones así no vuelvan a pasar. Lamentable para un pueblo sedado por los medios y secuestrado por su gobierno.

Hasta la Victoria Siempre

Guillermo Bermejo Rojas

http://guillermo-bermejo.com/2016/07/11/dallas-la-masacre-que-tapo-una-justa-protesta/

Facebook Comments