EE.UU.: Congreso insta a Trump condenar racismo y supremacismo

lainfo.es-82347-presidente_donald_trump_en_rueda_de_prensa_sobre_el_huracxn_irma_-_reuters.jpg

Lima, 13 Sep (VF/teleSUR) El Congreso de Estados Unidos (EE.UU.) aprobó por unanimidad una resolución de repudio a la violencia racista en la que se urge al presidente de esa nación, Donald Trump, a condenar públicamente el supremacismo blanco.
“Rechazar públicamente los grupos de odio que adoptan el racismo, el extremismo, la xenofobia, la antisemitismo y el supremacismo blanco” es el exhorto planteado por el Congreso el martes.
>> La vigencia de los grupos supremacistas blancos en EE.UU.
Además, la Cámara de Representantes insta al presidente y a su Gobierno a “usar todos los recursos disponibles” para “abordar” la “creciente prevalencia de estos grupos de odio en Estados Unidos”.

Congress Overwhelmingly Approves Resolution Condemning White Nationalists – https://t.co/h82Cxmeup4 https://t.co/Dy7uzRqg60

— US House of Represen (@USRepresent) 12 de septiembre de 2017

La resolución aprobada en el Congreso, que previamente también pasó con unanimidad por el Senado, ahora está en la mesa de Trump, quien tiene que decidir si la secunda con su firma.
También “rechaza el nacionalismo blanco, el supremacismo blanco y el neonazismo como expresiones de odio y de intolerancia que contradicen los valores que definen al pueblo de Estados Unidos”.
Y en específico, reprueba “la violencia racista y el ataque terrorista” ocurrido en Charlottesville (Virginia).
>> Madre de víctima en Charlottesville no conversará con Trump
El 12 de agosto pasado en Charlottesville se vivió una jornada de violencia racista en la que un neonazi asesinó a una mujer e hirió a una veintena de personas al arrollar con su vehículo a los participantes de una manifestación antirracista que protestaba por la presencia de ultraderechistas en la localidad.
Como respuesta, Trump ofreció declaraciones vagas que cambiaron con el pasar de los días en la que se refirió a “muchos bandos” envueltos, incluidos los de neonazis, grupo que consideró tiene “gente muy buena”.

Supremacía blanca, la verdadera amenaza terrorista en EE.UU.

lainfo.es-80426-trump_7.jpg

Lima, 15 Aug (VF/teleSUR) La muerte de la Heather Heyer, quien se manifestaba contra los supremacistas blancos en la ciudad de Charlottesville, estado de Virginia, es el ejemplo más reciente de cómo escaló la violencia extremista blanca en EE.UU. desde que el ultraderechista Timothy McVeigh asesinara a 168 personas en Oklahoma el 19 de abril de 1995. 
El líder Ku Klux Klan, desde el estado de Carolina del Norte,  aseguró estar contento con la muerte de Heyer. El lunes por la noche el Gran Dragón de los Leales Caballeros Blancos del Ku Klux Klan, Justin Moore, aseguró estar feliz de que Heyer falleciera en el ataque a los manifestantes de la protesta en contra de la reunión supremacista “Unite the right” (Unir a la derecha).
Los crímenes cometidos por obsesivos de la raza y miembros de movimientos relacionados con la creencia en la supremacía de la raza blanca engordan la lista del Southern poverty Law Center (Centro legal para la pobreza sureña) que asegura que desde McVeigh, los asesinatos racistas pasan con mayor frecuencia.
Aunque la lista cuenta con 35 casos de ataques extremistas registrados desde el de Oklahoma, arrojando un saldo de 74 víctimas fatales, estos son los siete ataques más violentos.
29 de mayo de 1998: Tres simpatizantes de la milicia llamados Alan Pilon, Robert Mason y Jason McVean disparan 29 veces contra un policía de Cortez, en el estado de Colorado, que trataba de capturarlos por haber robado un camión de agua. 
5 de julio de 1999: El neonazi Benjamin Nathaniel Smith asesina al entrenador afrodescendiente de baloncesto, Ricky Byrdsong y a un estudiante de posgrado coreano, además, hiere a otras nueve víctimas no blancas en un tiroteo que se extendió por tres días.
10 de agosto de 1999: El neonazi Buford Furrow asesina a un inmigrante filipino luego de disparar 70 veces dentro de un centro comunitario judío cerca de Los Ángeles.
27 de julio de 2008: Jim David Adkisson dispara y mata a dos personas durante la interpretación musical de un niño en una iglesia Unitaria en el estado de Tennesse, luego le dice a la policía que tenía la intención de apuntar a individuos que votaron por liberales y demócratas. 
25 de abril de 2009: Joshua Cartwright asesina a dos ayudantes del sheriff del condado de Okaloosa, en el estado de Florida. Un informe de la policía reveló que la esposa de Cartwright dijo que su marido estaba paranoico con el Gobierno de Estados Unidos y “extremadamente perturbado” por la elección del expresidente Barack Obama.
30 de mayo de 2009: Shawna Forde, Albert Gaxiola y Jason Bush asesinan a un hombre latino y a su hija de nueve años en el estado de Arizona durante un robo destinado a recaudar fondos para el grupo extremista de derecha Minutemen American Defense.
20 de marzo de 2017: Un supremacista blanco de 28 años llamado James Harris Jackson apuñala a un desconocido afrodescendiente de 66 años de edad en el centro de Manhattan. 
El presidente Donald Trump endureció la política migratoria contra las personas que provienen de siete países donde se practica la religión musulmana para, según el mandatario, “proteger” a Estados Unidos de la “amenaza terrorista”.
>> Siete señales de que el racismo sigue latente en EE.UU.
Sin embargo, al manifestarse sobre la concentración de los supremacistas en el estado Virginia, evento que culminó con la muerte de una protestante contra la reunión de ultraderecha “Unite the right” (Unir a la derecha), Trump aseguró que la “derecha alternativa” estaba manifestando “tranquila e inocentemente” y evitó pronunciarse sobre la muerte de Heyer. 
>> Protestan contra Donald Trump en Manhattan, Nueva York