Fiscalía catalana presenta acusación contra Carles Puigdemont

lainfo.es-82011-cataluxa_.jpg

Lima, 8 Sep (VF/teleSUR) Este viernes, la Fiscalía Superior de Cataluña presentó una querella contra el presidente del Gobierno catalán, Carles Puigdemont y contra la presidenta del Parlamento catalán, Carmen Forcadell, y otros cuatro miembros de la Mesa por incurrir en presunta desobediencia, prevaricación y malversación. Este último delito implica penas de prisión e inhabilitación para el ejercicio de cargos públicos. 
Ante estas acusaciones e intentos por detener los comicios soberanistas, Carles Puigdemont aseguró que “no suspenderán la democracia en Cataluña, ni ningún consejo de ministros ni ningún tribunal desprestigiado”. 
Asimismo, añadió que “ante el tsunami de querellas, habrá un tsunami de democracia”. 

.@KRLS: “No suspendran la democràcia a Catalunya, ni cap consell de ministres ni cap tribunal desprestigiat” https://t.co/S3hI2LfTJT pic.twitter.com/kjcOC71sas

— Govern. Generalitat (@govern) September 7, 2017

 
La acusación señala que los miembros del Gobierno catalán habrían incurrido en delitos al firmar el decreto de convocatoria del referéndum independentista del 1-O “violando frontalmente” los pronunciamientos del Tribunal Constitucional (TC) sobre la inconstitucionalidad de esa consulta.

El 54 por ciento de los catalanes tienen intenciones de participar en el referéndum independentista
Foto: EFE

 
Para la Fiscalía, el delito de malversación de fondos públicos, el más grave de los tres, “ha iniciado su ejecución, pues se ha puesto en marcha un procedimiento que va a generar un importante gasto público, estando orientado a llevar a cabo actuaciones delictivas en tanto radicalmente opuestas a las resoluciones del Tribunal Constitucional (…)”.
Además, la Fiscalía ha pedido el cierre de las páginas webs a través de las que se está impulsando y dando “una apariencia de cobertura legal” al referéndum de independencia.
>> Presidente Rajoy solicita impugnar referendo en Cataluña

Víctima del franquismo demanda a policías de la dictadura

lainfo.es-77130-integrante_de_la_coordinadora_estatal_de_apoyo_a_la_querella_argentina_contra_los_crxmenes_del_franquismo_xceaquax__efe.jpg

Lima, 21 Jun (VF/teleSUR) El español Luis Suárez-Carreño, perjudicado por la dictadura franquista, presentó este miércoles en la ciudad de Madrid, España, la primera demanda individual por tortura contra tres efectivos de la Policía del régimen de Franco, Juan Antonio González Pacheco, alias Billy el Niño; Manuel Gómez Sandoval y Tomás Nieto Berrocal.  
Suárez acusó a los policías de torturarlo durante los interrogatorios en 1973 por formar parte de un partido opuesto al régimen, la Liga Comunista Revolucionaria (LCR).
Asimismo, denuncia la detención y tortura de la que fue víctima en 1970, pese a no saber quienes estuvieron detrás de este primer percance.

>>Berlinale presenta documental sobre la homofobia franquista
A partir de este miércoles se abre un plazo de tres días para que la demanda sea trasladada al juzgado pertinente y se decida si será admitida o no.

 

Conmemoramos en #Melegís por primera vez el Día de Recuerdo y Homenaje a las víctimas del franquismo, reconocido en la @LeydeMemoria pic.twitter.com/vKE5bXcj9u

— Junta Granada (@JuntaGranada) 21 de junio de 2017
 

Para presentar la demanda Suárez-Carreño contó con el apoyo de la Coordinadora Estatal de Apoyo a la Querella Argentina contra los Crímenes del Franquismo (Ceaqua), causa que instruye la jueza argentina María Servini, presentada en el país latinoamericano por víctimas de la guerra civil y la dictadura, por delitos de “lesa humanidad”.
En el año 2010 Servini aceptó el caso apoyándose en la aplicación de justicia universal. En aquel momento, más de cien organizaciones presentaron la conocida “querella argentina”, única causa abierta en el mundo contra víctimas de la Guerra Civil (1936-1939) y el franquismo (19396-1975), debido a que en España no se aceptó porque los jueces consideraron que eran delitos prescritos por la amnistía de 1977. Sin embargo, según el Derecho Internacional y el Código Penal español los delitos de tortura son crímenes contra la humanidad y no prescriben.
>>Hace 71 años la ONU condenó a España por el franquismo
Para evitar que la demanda sea rechazada, los abogados de Suárez-Carreño incluyeron un informe pericial con conclusiones “irrefutables”, como una forma de dar al juez “elementos valiosos y contundentes” que le permitan continuar.
Los abogados de Suárez- Carreño consideran que es “incuestionable” el deber que tiene España de investigar y poner fin a la “impunidad mantenida por el Estado desde hace décadas”.

Demandan a guardia fronteriza de EE.UU. por usar la fuerza en una inspección

lainfo.es-58758-braille-600.jpg

Lima, 7 Jul (VF/teleSUR) Una mujer de Nuevo México presentó una demanda contra agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por su sigla en inglés) por someterle a un período de seis horas de inspección brutal e inhumana, según informa el periódico ˈEl Pasoˈ.

La mujer de 54 años de edad, se ha querellado también contra el centro médico de la Universidad de El Paso, donde fue sometida a una evacuación intestinal, un examen con espéculo, una tomografía computarizada, entre otros.

Así mismo, ha pedido una indemnización por el trauma sufrido tras destacar que en el hospital donde se le realizó los intensos exámenes le mandó una factura de cinco mil dólares por los “servicios que le había prestado”. Además la mujer ha insistido en la necesidad de poner fin a las leyes que permiten a los agentes federales y oficiales de la autoridad efectuar cacheos, bajo el pretexto de buscar drogas.

La querella, presentada el miércoles por la Unión Americana de Libertades Civiles ante el tribunal federal de El Paso, ha avivado una polémica discusión sobre las extremas e ilegales medidas que toma el Gobierno contra los que pasan por la frontera.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 14H00, hora local, el 12 de diciembre 2012, cuando la mujer regresaba de ver a una amiga.

Una vez en la entrada, a pesar de haber denunciado con anterioridad el robo de su pasaporte estadounidense, el guardia fronterizo le condujo a una habitación donde fue objeto de una revisión minuciosa.

Al no hallar nada que la incriminara, los guardias decidieron trasladarla al citado hospital para hacerle pruebas y cuando la mujer les preguntó si tenían una orden de detención contra ella, un oficial le respondió que no la necesitaban.