Investigarán si empresarios omitieron información sobre Temer

lainfo.es-81749-temer_1.jpg

Lima, 4 Sep (VF/teleSUR) Fiscalía brasileña investigará si los directivos de la empresa J&F, que controla la cárnica JBS, omitieron información en el acuerdo de delación que firmaron con la fiscalía a cambio de beneficios penales y en el que implicaron al presidente de facto, Michel Temer.
“La probable anulación del acuerdo no invalida ninguna prueba, todas continúan firmes y válidas”, dijo el lunes el procurador general, Rodrigo Janot en rueda de prensa. 
El jefe de los fiscales se refería al contenido de las grabaciones secretas aportadas por los directivos de JBS, que sirvieron de base para acusar a Temer de un delito de corrupción pasiva y que podrían ser asimismo el sustento para otra denuncia contra el mandatario por obstrucción de la justicia. 
>> Hallan indicios suficientes para admitir denuncia contra Temer.
Los hermanos Joesley y Wesley Batista, dueños de JBS, llegaron en su momento a un acuerdo con la fiscalía para aportar información sobre una trama corrupta en la que ellos participaron durante años.
Ese acuerdo que les concedió libertad a cambio de información, ahora podría deshacerse puesto que según Janot hay indicios de que no aportaron todos los datos que poseían. 
“Si queda probado cualquier acto ilícito, el acuerdo de colaboración premiada podrá ser rescindido”, dijo Janot.
El fiscal precisó que la posible anulación del acuerdo de delación premiada no invalidaría las pruebas ya utilizadas para denunciar a políticos como el senador Aécio Neves del Partido de la Social Democracia Brasielña, al exdiputado Rodrigo Loures del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) o al propio presidente de facto, Michel Temer. 
Temer podría ser acusado de obstrucción a la justicia a raíz de las confesiones de los directivos de JBS que entregaron un audio donde Temer da luz verde al pago de sobornos para comprar el silencio de uno de los cabecillas de la trama corrupta de Petrobras, el expresidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cuhna.
Sin embargo, la investigación sobre las irregularidades cometidas por los directivos de JBS en su pacto con los investigadores podría ralentizar el proceso.

Delator: Temer guardó 307.000 dólares para financiar campañas

lainfo.es-75266-jsb.jpg

Lima, 19 May (VF/teleSUR) El presidente de facto de Brasil, Michel Temer, se guardó un millón de reales (unos 307.000 dólares) para su uso personal de la cifra total que le dio JBS para financiar campañas electorales de sus aliados, según el testimonio de un ejecutivo de la empresa cárnica en el marco de un acuerdo de colaboración judicial. 
“Michel Temer hizo una cosa muy poco elegante. En esa elección, vi solo dos personas que robaron de ellos mismos. Uno fue (el ministro de Ciencia y Tecnología, Gilberto) Kassab y el otro fue Temer”, indicó Saud.
“Temer me dio un ‘papelito’ y habló: ‘Ricardo, hay un millón (de reales) que quiero usted me lo entregue en dinero en esta dirección de aquí’. Y me dio la dirección”, añadió Saud en su testimonio.
>> Acusan a Michel Temer de recibir propinas de JBS desde 2010
El directivo de JBS confesó que esa cantidad “venía del Banco de Desarrollo Económico y Social (BNDES)”, entidad de fomento estatal que también es investigada por supuestas irregularidades relacionadas con la trama corrupta en Petrobras, y fue usado “para la campaña de la Vicepresidencia”.
“Entonces el dinero era del PT. El PT se lo dio al presidente Temer para que lo usara en la campaña de vice. Y así se hizo. Y no satisfecho, todavía se guardó un millón de reales (unos 307.000 dólares) para él en el bolsillo”, contó Saud.

Los testimonios de JBS han provocado el enésimo terremoto político en Brasil, que se suma al que ya provocaron los de 77 exdirectivos del grupo Odebrecht, quienes también relataron prácticas corruptas similares.
>> Instan a los brasileños a reclamar la salida inmediata de Temer
La Corte Suprema de Brasil informó que la investigación que ha abierto contra Temer se sustenta por sospechas de que el jefe de Estado cometió delitos de obstrucción judicial, organización criminal y corrupción pasiva.

Empresa brasileña JBS repartió dinero a políticos de 28 partidos

lainfo.es-75254-636308255016854845.jpg

Lima, 19 May (VF/teleSUR) “Hicimos sobornos a 28 partidos”, confesó el director de relaciones institucionales del holding J&F, que controla a la empresa cárnica JBS, Ricardo Saud. Además, la JBS ayudó a financiar las campañas electorales de 1.829 candidatos. 
Las declaraciones de Saud, divulgadas a través de un video, hablan de “pagos disimulados” y dan a entender que se refiere a la campaña electoral de 2014 pero no especifica qué donaciones fueron registradas legalmente y cuáles se hicieron con dinero negro.
Un total de más de 500 millones de reales (153,6 millones de dólares) fueron destinados para ayudar a financiar las campañas de gobernadores, diputados y senadores de todo el Brasil, con la intención de mantener las buenas relaciones con ellos en caso de que fueran elegidos.
Según Saud, los sobornos se distribuyeron a 16 gobernadores ya electos y a 28 candidatos al Senado que disputaban la elección o la reelección.
La empresa JBS destapó el último escándalo de corrupción que apuntó al presidente de facto de Brasil, Michel Temer, del gobernante Partido del Movimiento Democrático de Brasil (PMDB). 
El dueño de la cárnica, Joesley Batista, grabó una conversación privada en la que Temer autoriza que se continúe entregando dinero mensualmente al expresidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, preso en la cárcel por corrupción, para comprar su silencio. 
Batista también aseguró que transfirió a cuentas en el extranjero un total de 70 millones de dólares para el expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva (2003- 2010), y otros 80 millones de dólares para la expresidenta Dilma Rousseff (2011- 2016), ambos del Partido de los Trabajadores (PT).
>> Acusan a Michel Temer de recibir propinas de JBS desde 2010
Los abogados de Lula aseguraron que es inocente porque las afirmaciones son producto de “supuestos diálogos con terceros que ni siquiera fueron probados”. 
Por su parte, la defensa de Rousseff calificó en un comunicado de “improcedentes y falsas” las afirmaciones del empresario.