Fiscalía argentina pide a CFK declarar sobre caso AMIA

lainfo.es-81931-argentina__cristina__efe.jpg

Lima, 7 Sep (VF/teleSUR) El fiscal federal Gerardo Pollicita pidió la declaración indagatoria de la expresidenta y candidata a senadora, Cristina Fernández de Kirchner por su presunto encubrimiento a Irán en el atentado a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en 1994. 
El fiscal solicitó que se disponga la inhibición de sus bienes, el retiro del pasaporte y la prohibición para salir del país.

El pedido de Pollicita se da en el marco de la investigación que surgió a partir de la denuncia presentada por el fiscal Alberto Nisman, en enero de 2015, cuatro días antes de aparecer muerto en su departamento de Puerto Madero.

CFK anteriormente se ha referido al caso asegurando que con él “se intenta desviar, mentir, tapar y confundir” para no esclarecer lo sucedido en el atentado de 1994. Foto: Reuters

 
Fernández ha negado categóricamente toda posibilidad de encubrimiento. También ha denunciado que el caso forma parte de una maniobra política. 
“El caso AMIA fue un escenario de operaciones políticas nacionales e internacionales, de intereses cruzados, lo que provocó que estemos como estamos: 22 años y medio después aún estamos acá en un juicio oral”, declaró la candidata en 2016.
>> Argentina: Mauricio Macri habla sobre Santiago Maldonado
La solicitud del fiscal incluye al excanciller Héctor Timerman, al diputado nacional Andrés Larroque, a los dirigentes Luis D’Elía y Fernando Esteche y al supuesto enlace con Irán, Jorge Yusuf Kalil.
DATO: El 18 de julio de 1994 un coche bomba estalló en la puerta de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA). Causó 85 muertos y centenares de heridos.

Macri estuvo en acto de la AMIA y se fue tras 15 minutos

lainfo.es-59420-636044568862819972w.jpg

Lima, 18 Jul (VF/teleSUR) El presidente de Argentina, Mauricio Macri, estuvo 15 minutos en el acto conmorativo que realizó la Asociación Mutual Israelita (AMIA). Se retiró antes de que comenzaran los diálogos de dirigentes y familiares de las víctimas.

Anualmente la AMIA lleva a cabo actos en recuerdo del 18 de julio de 1994, fecha en la cual un coche bomba dejó sin vida a 85 personas y heridas a 300. Es considerado el mayor atentado terrorista en la historia de la nación.

>> A 22 años del caso AMIA la investigación continúa estancada
El ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman, declaró que “por un tema de agenda”, el jefe de Estado permaneció por tan corto tiempo en el evento, desarrollado en el barrio porteño de Once.

Durante su gestión como jefe de Gobierno (2007-2015), Macri no asistió a ninguna ceremonia de la AMIA. Además, fue criticado por haber designado como jefe de la Policía Metropolitana a Jorge Palacios, quien fue imputado por desviar la investigación del suceso.

@mauriciomacri pic.twitter.com/C72za5gKKl

— Lucifer Sam (@Ar_LuciferSam) 18 de julio de 2016

Voceros oficiales habían anunciado que Macri asistiría únicamente para colocar una ofrenda floral, sin embargo, cambió de opinión.

Algunos familiares habían mostrado su desacuerdo, como Sofía Gutemberg, madre de Andrea, una de las fallecidas tras el ataque, expresó: “No alcanza con que el presidente Macri vaya antes a colocar un ramo de flores, necesitamos que nos acompañe”.

>> Familiares de víctimas de caso AMIA preocupados por despidos
El mandatario depositó una ofrenda floral, firmó el libro de visitas de la entidad y dialogó con algunos familiares de las víctimas.

El acto comenzó con el sonido de las sirenas a las 9H53 (hora local), instante en que se produjo el atentado en 1994. Posteriormente encendieron velas, hubo un minuto de silencio y se leyeron los nombres de las 85 personas fallecidas.

A 22 años del caso AMIA la investigación continúa estancada

lainfo.es-59396-0011305526_amia_123456789_00000.jpg

Lima, 18 Jul (VF/teleSUR) El 18 de julio de 1994 la Asociación Mutual Israelita (AMIA) en Argentina fue el blanco de un ataque terrorista. La explosión de un coche bomba en el lugar acabó con la vida de 85 personas y dejó un saldo de 300 heridos.

Alrededor de las 09H53 local (12H53 GMT) de aquel día, una camioneta Renault Trafic blanca detonó frente a la sede de la AMIA, ubicada en la calle Pasteur 633 del barrio judío de la ciudad de Buenos Aires (capital), lo que ocasionó la destrucción total del edificio.

De la cifra de fallecidos, 67 se encontraban dentro del resinto y otras 18 transitaban cerca del lugar.

 

En 2004 el entonces presidente Néstor Kirchner designó al fiscal Alberto Nisman (fallecido en 2015) para que investigara el suceso. Éste acusó a Irán y a la agrupación Hezbolá de la autoría intelectual de la tragedia, y solicitó una orden de captura contra cinco iraníes: el exministro de Defensa Ahmad Vahidi, el exministro de Información Alí Fallahijan, el exasesor gubernamental Mohsen Rezai, el exagregado de la embajada de Irán en Buenos Aires Moshen Rabbani, el exfuncionario diplomático Ahmad Reza Ashgari, y el libanés: Imad Fayez.

En marzo de 2007 Interpol puso a los sospechosos del atentado en el sistema rojo de notificaciones, para la orden de búsqueda y captura.

 

Lea: “Gobierno argentino califica como “hecho doloroso” la muerte del fiscal Nisman”
La AMIA se encarga de atender a la comunidad israelita que reside en Argentina, que va desde el trámite de los servicios sociales de los habitantes judíos, atención médica primaria, información sobre asilos a personas de la tercera edad y cementerios.
En las instalaciones del edificio también funciona la sede de la Delegación de Asociaciones Israelí Argentinas (DAIA), la representación política de la comunidad, y el IWO, el Instituto de preservación y estudio de la lengua Yidish.
Lea: “Indagar a la presidenta de Argentina viola la Constitución” 

 

Víctimas piden justicia
Tras 22 años de esta tragedia, los representantes de diferentes organizaciones sociales, familiares y amigos de las víctimas, llevan adelante un renovado pedido de justicia a autoridades de la AMIA y de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA).

Con la consigna “La memoria nos une”, estas personas exigen que se retome la investigación que desde hace varios meses quedó “estancada”.

Según medios locales, los fiscales que se hicieron cargo del caso tras la muerte del fiscal Alberto Nisman, quien tenía a su cargo la investigación, encontraron testigos que nadie escuchó, un cadáver cuya identidad se ignora pero al que sin autorización de nadie le cortaron los diez dedos, material genético de las víctimas y del supuesto atacante suicida que debe re-analizarse, documentos en muy malas condiciones y que no fueron consultados, papeles y funcionarios amparados todavía por un secreto que sirvió para alejarlos de la justicia.

Natalio Alberto Nisman, quien investigaba el caso pero apareció muerto el pasado enero, saltó a la fama internacional cuando en 2010 WikiLeaks publicó una serie de cables de la embajada de Estados Unidos (EE.UU.) en Argentina, en los que se comprobaba cómo la investigación que él llevaba sobre el atentado a la AMIA era dirigida desde Washington.
Nisman había acusado a la presidenta Cristina Fernández y a varios ministros y políticos de haber acordado “la impunidad de Irán” antes de la firma del tratado de cooperación con el país asiático para avanzar en el esclarecimiento del atentado contra la AMIA.
La Unidad Fiscal de Investigaciones dedicada a las causas del atentado a la AMIA, está integrada por los fiscales Sabrina Namer, Roberto Salum y Leonardo Filippini.

Entre varias hipótesis de la central de la investigación, destaca la de los altos funcionarios iraníes que decidieron atentar contra la AMIA a través de miembros de la organización terrorista libanesa Hezbollah. El hecho habría contado “con participación de nacionales argentinos” aunque también sostienen “sin perjuicio de la tramitación de otras líneas no necesariamente consistentes con esa tesis que también deben ser evaluadas”.

EL DATO: En marzo de 2015 la expresidenta de Argentina, Cristina Fernández, aseguró que el ataque a la AMIA “no fue un atentado contra los judíos, ni contra Israel sino que fue un atentado contra Argentina”, al tiempo que rechazó el hecho de que Israel reclama por esta causa pero no por la explosión de su propia embajada, registrada dos años antes del suceso de la AMIA.
En “1992 voló la embajada de Israel, 29 personas murieron, 249 quedaron heridos, este atentado en territorio israelí porque la embajada es territorio israelí (…) Todavía no puedo entender por qué el Estado de Israel reclama por la AMIA y no reclaman por la voladura de su propia embajada”.

Fiscal argentino dictaminó que a Alberto Nisman lo mataron

lainfo.es-50640-n_nisman.jpg_1718483346.jpg

El caso de Alberto Nisman vuelve a sonar en Argentina con la publicación de un dictamen emitido por el fiscal general ante la Cámara del Crimen, Ricardo Sáenz, en el que señaló que a Nisman lo mataron.

“Concuerdo con los apelantes en que el objeto procesal de esta causa hasta el momento lo constituye la hipótesis de que Alberto Nisman ha sido víctima del delito de homicidio”, sostuvo Sáenz.

>> Secreto de sumario en caso Nisman por lavado de activos 
Además, coincidió con la petición de la ex esposa del fiscal, Sandra Arroyo Salgado, quien apeló ante la cámara la decisión de la juez Fabiana Palmaghini de rechazar el envío de la causa a la Justicia Federal, al considerar que es ésta “la que tiene la competencia más amplia para conocer y dilucidar cuál de todas las hipótesis implicadas resulta finalmente aplicable al hecho”.

Según reseñó La Nación es la primera vez que un funcionario judicial coincide de manera oficial con la hipótesis presentada por la querella.

En su dictamen Sáenz también hizo referencia al arma que estaba en el apartamento de Nisman y agregó que se sostiene “con razón” que la presencia de la misma “no está avalada por una explicación lógica”.

Para Sáenz los argumentos de los apelantes son “sólidos”. Sin embargo, la decisión final estará a cargo de la sala VI de la Cámara del Crimen que ya estableció para el 18 de marzo una audiencia para ampliar los argumentos. 

En contexto: 
El fiscal Alberto Nisman murió el 18 de enero. Fue un día antes de presentar sus supuestos argumentos contra la presidenta Cristina Fernández y el canciller Héctor Timmerman por el presunto encubrimiento de iraníes en el atentado a la (Asociación Mutual Israelita Argentina) AMIA de 1994, que dejó más de 80 muertos y unos 300 heridos.

El cadáver de Nisman fue encontrado en su apartamento. Inicialmente, todas las circunstancias señalaban que se trataba de un suicidio, pero posteriormente se contempló la opción de que hubiera sufrido una muerte violenta.